El seguro de decesos, antiguamente solo incluía coberturas que gestionaban y tramitaban las situaciones producidas por el fallecimiento de una persona.
En la actualidad este tipo de seguros además de la asistencia en caso de fallecimiento aportan a los asegurados otro tipo de servicios en vida como, servicios dentales, atención médica a precios concertados, teleasistencia, segunda opinión médica, etc.
Mucha gente que hace tiempo tiene contratada este tipo de póliza cree que si cambia su seguro pierde la antigüedad adquirida.
Y realmente no hay tal antigüedad, dado que la póliza solo cubre los siniestros durante su vigencia, es decir que si yo tengo una póliza hace 20 años y decido cambiarla a otra compañía, la nueva compañía pasa a asumir desde esa fecha los siniestros que puedan acaecer, lo único que se deberá exigir que esa nueva compañía, es que no imponga ningún tipo de carencia.
Aunque no esté de moda, es una póliza de servicio útil e imprescindible.

Ver más

Share